Entrevista al autor en Ikerjimenez.com

En la página web de Iker Jiménez han colgado, además, una entrevista a Javier Pérez Campos, autor del libro “2012. Los enigmas del Apocalipsis maya”.

¿Existe una base real para creer en la supuesta profecía maya del fin del mundo en 2012?
Efectivamente, existe una base real, pero sobre la que se ha construido un falso mito con poca documentación seria. Los principales historiadores y arqueólogos de todo el mundo han tirado por tierra la teoría de que los mayas profetizaran el fin del mundo para el presente 2012.

Y por qué se atribuye a los mayas una profecía de tal calibre?
La teoría toma fuerza en la década de los 70, cuando José Argüelles, un profesor de Historia del Arte de la Universidad de Princetown y teórico de la New Age, aseguró que el 21 de diciembre de 2012 se produciría un Apocalipsis profetizado por los mayas. Lo cierto es que esta cultura era muy rica en aspectos como la astronomía y otros saberes. Y creo que ese detalle es fundamental para entender por qué esta teoría se erige sobre una cultura como la maya y no como la bárbara.

¿Cuál crees que es la razón por la que se surge una teoría así?
Personalmente, creo que quien lanzó la teoría de la profecía maya, creía firmemente en ella. Pero con el tiempo, se ha mantenido por cuestiones económicas. En el libro hablo de ello en un capítulo titulado “El negocio del fin del mundo”, y donde recojo cómo importantes empresas de todo el mundo han llenado sus bolsillos mediante la venta de productos preparados explícitamente para ese supuesto fin del mundo en 2012.

¿Realmente hay personas atemorizadas por un aparente Apocalipsis próximo?
Así es. Puede sonar a ficción pero es absolutamente real. Se han producido incluso suicidios a causa del miedo. En EEUU, las ventas de búnkeres subterráneos han aumentado en un 1000% en los últimos años. Pero es que incluso en España surgió un grupo llamado G.S.E 2012, o lo que es lo mismo, Grupo de Supervivencia de España 2012, que aseguró que iban a construir búnkeres subterráneos en la Sierra de Madrid.
Incluso, hay quien vende “kits para el fin del mundo” que incluyen comida deshidratada, herramientas especiales, generadores de energía…

Y esto del fin del mundo no es nada nuevo, ¿verdad?
Nada nuevo. De hecho, a lo largo de la Historia se han recogido más de 160 profecías apocalípticas. Por suerte, hemos sobrevivido a todas ellas. Pero los elementos que hubo en esas predicciones, se están repitiendo ahora con el 2012. Por ello, es importante recordar algunos finales que nunca llegaron, para entender qué puede ocurrir este año.

¿Existe temor a que ocurra alguna tragedia?
Sin duda. Cuando surgen estas profecías findelmundistas, siempre hay detrás algún líder sectario que aprovecha para llenar sus bolsillos, o alimentar su ego. Sin ir más lejos, en 2011 un falso profeta de Taiwán vaticinó un terremoto asolador que tendría lugar el 11 de mayo y que destruiría la ciudad. Tal fue el pánico generado que un vecino se lanzó desde lo alto de un rascacielos.
De hecho, a mediados de junio de 2011 un informe oficial realizado por la Misión Interministerial de Lucha Contra las Sectas (MIVILUDES), señaló que el fin del mundo previsto por algunos gurús apocalípticos para el 21 de diciembre de 2012 había acrecentado el desarrollo de sectas en Francia, y solicitaba un aumento de la vigilancia para esas fechas debido a los actos extremos que pudieran cometer los ciudadanos que fueran conducidos por los peligrosos discursos milenaristas.

¿Qué crees que ocurrirá el 21 de diciembre de 2012?
Lo único que sabemos a ciencia cierta es que será viernes. El resto son solo elucubraciones. Existen razones reales para temer grandes tragedias, como el aumento de la actividad solar que está produciendo la llegada a la Tierra de potentes llamaradas solares, y otros elementos de la naturaleza que están ahí, que pueden estallar en cualquier momento y producir una catástrofe global. Pero el momento en que eso ocurrirá es absolutamente desconocido. Podría suceder mañana o dentro de mil años.

Finalmente, ¿cómo definirías tu libro?
Creo que es un libro sobre el fin del mundo para curiosos, que intenta responder a preguntas como: ¿por qué necesitamos creer en el fin del mundo? Cuando llegue el año 2013 fijaremos una nueva fecha de extinción. Así ha sucedido siempre.
En el prólogo, Javier Sierra responde con maestría a esa pregunta; al fin y al cabo, el fin nos llegará a todos, tarde o temprano. Y quizá, eso del fin del mundo, sea solo una metáfora o un eufemismo sobre ese momento que tanto nos atemoriza y angustia: la propia muerte.

20120420-182644.jpg

Fuente: Ikerjimenez.com

Anuncios

Causa furor Códice Maya de ‘El fin del mundo’

La imagen en el Códice Maya de Dresden es clara y no deja dudas: Debajo de las dos hileras de jeroglíficos de la parte superior del papiro, se despliega el cuerpo de un dragón-cocodrilo celestial. De sus fauces sale un torrente de agua que corre a lo largo del pliego de amate. Debajo del dragón, los símbolos de dos eclipses de sol arrojan también chorros fluviales. En el centro de la ilustración, la imagen de la diosa Chak Chel vacía un cántaro lleno de agua sobre la tierra. Y debajo de ella, un dios del inframundo, representado en color negro, recibe o da un par de lanzas a una mano que se desprende del torrente. Sobre las aguas del cántaro que sostiene la diosa aparece clara la referencia a la fecha 5EB del calendario sagrado maya Tzolkin. El significado: una gran catástrofe podría presentarse en tal fecha.
En esta última página del códice —según los seguidores místicos de la cultura maya—, estaría plasmada parte de las predicciones sobre el anunciado y muy comercializado fin del mundo, previsto para el 21 de diciembre de 2012.
Justamente esta expectativa colectiva —generada tanto por las películas de Hollywood y medios de comunicación que hacen eco del catastrófico fin— sirvió como pretexto para que la estatal Biblioteca de Dresden (SLUB) presentara la exposición 2012, ¿El Fin del Mundo? y mostrara en todo su esplendor el Códice Maya que desde hace 273 años forma parte de su patrimonio.

Fuente: Diario de México