Tormenta solar impacta al Polo norte y obliga a desviar vuelos

Una fuerte tormenta solar geomagnética registra el Sol esta mañana impactando a las latitudes polares e incluso zonas más bajas hasta Pensylvania, Iowa y Oregón con peligros para la navegación y con efectos visibles de aurora boreal, según el Centro de de Previsión. Una fuerte tormenta solar geomagnética registra el Sol esta mañana impactando a las latitudes polares e incluso zonas más bajas hasta Pensylvania, Iowa y Oregón con peligros para la navegación y con efectos visibles de aurora boreal, según el Centro de de Previsión de Clima Espacial de la Agencia Nacional Atmosférica y Oceanográfica NOAA, Estados Unidos. de Clima Espacial de la Agencia Nacional Atmosférica y Oceanográfica NOAA, Estados Unidos.
El informe de NOAA advierte que pueden ocurrir irregularidades en el voltaje, alarmas que no corresponden, afectar los sistemas de protección de las naves aéreas y se pueden producir problemas de orientación en los satélites.
Es frecuente en estos casos la comunicación intermitente GPS con rangos de errores y fallas en las altas frecuencias.
La Aurora Boreal se observa en latitudes tan bajas como Iowa, Oregon y Pensylvania, al igual que en Europa y Asia en bajas latitudes.

Fuente: Diario Panorama

El primer sacerdote maya: ‘El fin del mundo llegará al quebrar la estructura económica’

Atentos todos: el fin del mundo sí va a llegar. Fin del mundo, fin de un ciclo… pero fin. Algo se acaba para que otra cosa (distinta, mejor) pueda comenzar. No es un cataclismo, es una oportunidad.
Omrael Norbert Muigg es el primer sacerdote maya en la tradición de los Mayas Pocoman de Guatemala, e imparte su mensaje por el mundo. Ha impartido un taller en Valencia, donde ha aprovechado la oportunidad para presentar su libro, ‘El Sol Maya’. Su mensaje es que las profecías eran ciertas. Esto se acaba.

Defiende “la perspectiva maya del fin del calendario de la cuenta larga”, un periodo que culminará el 21 de diciembre “después de 5.125 años donde la humanidad entró en un periodo de oscuridad”. ¿Y qué vendrá a partir de entonces? “Un periodo de luz y conexión con nuestra alma”. Un cambio a mejor, parece.
No habrá, pues, ninguna explosión brutal que destruya el mundo aunque, ojo, sí es posible “que el fuego y el agua tengan mayor actividad” a partir de esa fecha. Quizás algún volcán o algún pequeño susto natural. Pero el cambio estará dentro. “En los años venideros habrá grandes transformaciones, unas que tienen que ver con la tierra, la naturaleza… y otras sobre la economía y la política”, apunta Norbert.

Un apocalipsis en 2014, novelado y ambientado en Castellón

Emilio Bueso viste de negro funerario y, de primeras, apenas sonríe. Conforme va cogiendo confianza, el escritor castellonense habla rápido, quizá un poco aburrido e incluso parece que un poco abrumado por su manera de enumerar, enlazas y explicar los cientos de datos científicos y la terminología técnica que emplea para justificar el argumento de su novela ‘Cenital’.
Bueso retorció con pesimismo todos los datos conocidos o estimados sobre los recursos energéticos. De tal ejercicio nace ‘Cenital’, un libro inquietante, que era la intención de este ingeniero de sistemas, sembrar el miedo a través de una historia de aldeas primitivas surgidas después de una especie de cataclismo: el agotamiento de las reservas de petróleo. La falta de crudo es una posibilidad real, y quizá no extremadamente lejana, pero es que Bueso la sitúa dentro de apenas 24 meses.
Las primeras experiencias literarias de Bueso se sitúan en la narrativa de terror. ‘Cenital’, sin embargo, es una novela de anticipación, es decir, un texto de ciencia ficción que busca que los lectores vean con toda su crudeza los los errores del presente y los modifique. Si Cormac McCarthy escribió ‘La carretera’ y bordó un escenario terrible tras un desastre nuclear, en la medida de sus posibilidades, Bueso clama contra el derroche energético y la excesiva dependencia del petróleo. El resultado de la ‘fiesta’ malgastadora de los recursos es un mundo terrible. Los protagonistas de ‘Cenital’ viven en una especie de aldea, en algún punto entre Castellón y Teruel, defendiéndose fusil en mano de los que buscan asaltar sus alimentos.

Un apocalipsis en 2014, novelado y ambientado en CastellónFuente: Las Provincias
 

Entrevista al autor en Ikerjimenez.com

En la página web de Iker Jiménez han colgado, además, una entrevista a Javier Pérez Campos, autor del libro “2012. Los enigmas del Apocalipsis maya”.

¿Existe una base real para creer en la supuesta profecía maya del fin del mundo en 2012?
Efectivamente, existe una base real, pero sobre la que se ha construido un falso mito con poca documentación seria. Los principales historiadores y arqueólogos de todo el mundo han tirado por tierra la teoría de que los mayas profetizaran el fin del mundo para el presente 2012.

Y por qué se atribuye a los mayas una profecía de tal calibre?
La teoría toma fuerza en la década de los 70, cuando José Argüelles, un profesor de Historia del Arte de la Universidad de Princetown y teórico de la New Age, aseguró que el 21 de diciembre de 2012 se produciría un Apocalipsis profetizado por los mayas. Lo cierto es que esta cultura era muy rica en aspectos como la astronomía y otros saberes. Y creo que ese detalle es fundamental para entender por qué esta teoría se erige sobre una cultura como la maya y no como la bárbara.

¿Cuál crees que es la razón por la que se surge una teoría así?
Personalmente, creo que quien lanzó la teoría de la profecía maya, creía firmemente en ella. Pero con el tiempo, se ha mantenido por cuestiones económicas. En el libro hablo de ello en un capítulo titulado “El negocio del fin del mundo”, y donde recojo cómo importantes empresas de todo el mundo han llenado sus bolsillos mediante la venta de productos preparados explícitamente para ese supuesto fin del mundo en 2012.

¿Realmente hay personas atemorizadas por un aparente Apocalipsis próximo?
Así es. Puede sonar a ficción pero es absolutamente real. Se han producido incluso suicidios a causa del miedo. En EEUU, las ventas de búnkeres subterráneos han aumentado en un 1000% en los últimos años. Pero es que incluso en España surgió un grupo llamado G.S.E 2012, o lo que es lo mismo, Grupo de Supervivencia de España 2012, que aseguró que iban a construir búnkeres subterráneos en la Sierra de Madrid.
Incluso, hay quien vende “kits para el fin del mundo” que incluyen comida deshidratada, herramientas especiales, generadores de energía…

Y esto del fin del mundo no es nada nuevo, ¿verdad?
Nada nuevo. De hecho, a lo largo de la Historia se han recogido más de 160 profecías apocalípticas. Por suerte, hemos sobrevivido a todas ellas. Pero los elementos que hubo en esas predicciones, se están repitiendo ahora con el 2012. Por ello, es importante recordar algunos finales que nunca llegaron, para entender qué puede ocurrir este año.

¿Existe temor a que ocurra alguna tragedia?
Sin duda. Cuando surgen estas profecías findelmundistas, siempre hay detrás algún líder sectario que aprovecha para llenar sus bolsillos, o alimentar su ego. Sin ir más lejos, en 2011 un falso profeta de Taiwán vaticinó un terremoto asolador que tendría lugar el 11 de mayo y que destruiría la ciudad. Tal fue el pánico generado que un vecino se lanzó desde lo alto de un rascacielos.
De hecho, a mediados de junio de 2011 un informe oficial realizado por la Misión Interministerial de Lucha Contra las Sectas (MIVILUDES), señaló que el fin del mundo previsto por algunos gurús apocalípticos para el 21 de diciembre de 2012 había acrecentado el desarrollo de sectas en Francia, y solicitaba un aumento de la vigilancia para esas fechas debido a los actos extremos que pudieran cometer los ciudadanos que fueran conducidos por los peligrosos discursos milenaristas.

¿Qué crees que ocurrirá el 21 de diciembre de 2012?
Lo único que sabemos a ciencia cierta es que será viernes. El resto son solo elucubraciones. Existen razones reales para temer grandes tragedias, como el aumento de la actividad solar que está produciendo la llegada a la Tierra de potentes llamaradas solares, y otros elementos de la naturaleza que están ahí, que pueden estallar en cualquier momento y producir una catástrofe global. Pero el momento en que eso ocurrirá es absolutamente desconocido. Podría suceder mañana o dentro de mil años.

Finalmente, ¿cómo definirías tu libro?
Creo que es un libro sobre el fin del mundo para curiosos, que intenta responder a preguntas como: ¿por qué necesitamos creer en el fin del mundo? Cuando llegue el año 2013 fijaremos una nueva fecha de extinción. Así ha sucedido siempre.
En el prólogo, Javier Sierra responde con maestría a esa pregunta; al fin y al cabo, el fin nos llegará a todos, tarde o temprano. Y quizá, eso del fin del mundo, sea solo una metáfora o un eufemismo sobre ese momento que tanto nos atemoriza y angustia: la propia muerte.

20120420-182644.jpg

Fuente: Ikerjimenez.com

Ya puedes leer dos extractos del libro

En la página web del periodista Iker Jiménez, director de Cuarto Milenio, han publicado un especial del libro “2012. Los enigmas del apocalipsis maya”.
Si quieres hacerlo, puedes hacerlo pulsando aquí.

20120420-182039.jpg

El mundo enfrentaría un tsunami solar en 2013

“Deberíamos prepararnos para una tormenta espacial como no se ve desde hace mil años“, avisa un experto. El planeta es cada vez más dependiente de la electricidad, por lo tanto, más vulnerable

El actual ciclo de tormentas del astro alcanzaría su máximo el año próximo. El 16 de abril, el sol emitió una “burbuja” del tamaño de Júpiter, otro signo violento del incremento de su actividad, cuyo pico está previsto para 2013; de ahí los pronósticos de tsunami solar. Los expertos aseguran que no estamos preparados para los daños que causaría.
Este fenómeno, llamado eyección de masa coronal (CME, por sus siglas en inglés), característico de los momentos de máxima actividad solar, puede ser inofensivo y hasta pasar inadvertido -salvo que lo registre un satélite como ocurrió este año- pero muy peligroso si la onda emitida logra penetrar el campo magnético de la Tierra. En ese caso, se dañan los circuitos eléctricos y la comunicación. 
El acontecimiento del 16 de abril fue una erupción mediana con forma de gruesa protuberancia que luego estalló como una pompa de jabón (vea el video) y arrojó parte de su contenido a la atmósfera. Esta vez, salvo la espectacularidad del evento, no hubo consecuencias.
En una CME, el sol arroja más de mil millones de toneladas de partículas a una velocidad de varios miles de kilómetros por segundo. Y si bien el campo magnético del planeta lo protege desviando estas partículas, “la magnetósfera no es estanca”, advierte Pierre Barthélémy, en un blog especializado del diario Le Monde. Cuando esas partículas logran atravesar ese escudo y llegar a la Tierra, provocan auroras boreales y australes. Por lo general, la energía que recibe la atmósfera -en una CME de marzo pasado fue el equivalente al 5% de toda la electricidad consumida por Francia en un año- es rechazada y reenviada hacia el espacio.

ImageFuente: Infobae